Sirviendo a Dios con nuestos talentos

Posted on Actualizado enn

Por Alberto González

De las 8,760 horas del año utilizamos 2,920 para dormir, trabajamos 2,440. Para cosas personales y la familia nos queda 3,400 horas, de estas utilizamos 200 horas para asistir a una reunión cristiana si somos domingueros. Aquí la sorpresa no es lo que damos a Dios, sino lo que guardamos para nosotros mismos.

Mateo 24:14-30
Porque el reino de los cielos es como un hombre que yéndose lejos, llamó a sus siervos y les entregó sus bienes. A uno dio cinco talentos, y a otro dos, y a otro uno, a cada uno conforme a su capacidad; y luego se fue lejos. Y el que había recibido cinco talentos fue y negoció con ellos, y ganó otros cinco talentos. Asimismo el que había recibido dos, ganó también otros dos. Pero el que había recibido uno fue y cavó en la tierra, y escondió el dinero de su señor.

Después de mucho tiempo vino el señor de aquellos siervos, y arregló cuentas con ellos. Y llegando el que había recibido cinco talentos, trajo otros cinco talentos, diciendo: Señor, cinco talentos me entregaste; aquí tienes, he ganado otros cinco talentos sobre ellos. Y su señor le dijo: Bien, buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor.

Llegando también el que había recibido dos talentos, dijo: Señor, dos talentos me entregaste; aquí tienes, he ganado otros dos talentos sobre ellos. Su señor le dijo: Bien, buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor.

Pero llegando también el que había recibido un talento, dijo: Señor, te conocía que eres hombre duro, que siegas donde no sembraste y recoges donde no esparciste; por lo cual tuve miedo, y fui y escondí tu talento en la tierra; aquí tienes lo que es tuyo. Respondiendo su señor, le dijo: Siervo malo y negligente, sabías que siego donde no sembré, y que recojo 27 donde no esparcí. Por tanto, debías haber dado mi dinero a los banqueros, y al venir yo, hubiera recibido lo que es mío con los intereses.

Quitadle, pues, el talento, y dadlo al que tiene diez talentos. Porque al que tiene, le será dado, y tendrá más; y al que no tiene, aun lo que tiene le será quitado. Y al siervo inútil echadle en las tinieblas de afuera; allí será el lloro y el crujir de dientes.

I.    Dios nos ha dado talentos estos son habilidades capacidades, formación y oportunidades de servicio al Señor y a la Iglesia, familia y a nuestro prójimo.

En esta parábola el Señor nos enseña que se nos ha dado una responsabilidad, todos tenemos talentos, diferentes pero cada uno de nosotros fue dotado con dones y talentos.

Y que daremos cuenta de estos talentos, cuando los utilizamos tenemos la oportunidad de aumentar el fruto de estos talentos y los aumentamos al servir a Dios y al prójimo. El que trabaja la tierra tendrá abundante comida. Pero el que sueña despierto solo abundará en pobreza, servir es como trabajar la tierra, después se ve el fruto de la labor.

Proverbios 28:19
El que labra su tierra se saciará de pan; Mas el que sigue a los ociosos se llenará de pobreza.

Lo material refleja lo espiritual, cuando servimos dando nuestro tiempo al servicio de Dios,    ponemos a practicar los dones y ese trabajo material refleja nuestro corazón al servicio de Dios. El trabajo esforzado trae abundancia. En la vida Cristiana el que sirve cosecha bendiciones. Si no servimos no cosechamos bendiciones. El servicio es la oportunidad de poner en práctica lo que aprendemos de la Biblia. Soñar despierto (perseguir al vacío) cuando solo queda como conocimiento

II.    Los talentos son propiedad del Señor

Un hombre encargó sus bienes a sus siervos. Las habilidades, capacidades y oportunidades son los talentos que te encarga Dios para ponerlos a trabajar, son propiedad de Dios pero te los confía para que los trabajes.

Estos talentos no son meritos, son cosas que Dios nos dio para que las usemos, los chinos en otras naciones son humildes al aprender nuevas cosas. Tenemos que aprender de ellos cuando necesitamos ser enseñados y dejar toda arrogancia de lado. Aconsejar a otros y para predicar la Palabra de Dios se necesita estar preparándose. Los talentos no son para beneficio personal sino para bendecir y servir a otros.
Dios es el que recompensa. (Nosotros hemos vivido años sirviendo, pero hemos cosechado recompensas.

III.    Los talentos deben ser utilizados para el Señor
Dones del Espíritu Santo los da para beneficio de otros, los regalos que el Espíritu Santo nos da, son en realidad para servir a la Iglesia de Cristo, para animar, consolar y exhortar, son regalos para edificar a su pueblo.

I Corintios 12:7
Pero a cada uno le es dada la manifestación del Espíritu para provecho.

Los dones son para edificación del cuerpo de Cristo (Creyentes) . con los regalos que El nos da son para levantar, edificar, construir las vidas de aquellos que forman parte de la gloriosa iglesia de Dios.

Efesios 4:11-12
Y él mismo constituyó a unos, apóstoles; a otros, profetas; a otros, evangelistas; a otros, pastores y maestros, a fin de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo.

Se usan para la gloria de Dios. (Maestro, panista, Pintor, Albañil, Pastor, Predicador) Su obra debe de tener la gloria de Dios (sellos de calidad). Cada cosa que hacemos para Dios, tenemos que hacerlo con la mejor calidad, pues es para Dios, lo mejor.

IV.    Se nos confió de acuerdo a nuestra capacidad

Hay diferentes capacidades
Hay diferentes habilidades
Hay diferentes talentos
Incluso hasta fuerzas y aguante físico
Se nos confía diferente
Pero lo que Dios espera igual para todos es la fidelidad (Estamos siendo probados en nuestra fidelidad, hay un tiempo de promoción) esperándote.

V.    Los talentos tienen la capacidad de multiplicarse o se le darán a otros

Fuimos creados para producir multiplicar, no para restar, pero lo peor que puedes hacer es no hacer nada.

VI.    No usar tus dones es desobediencia, pereza falta de interés, pecado, no amor

La gente busca tener experiencias, y estas experiencias siempre están en nuestra congregación, pero ellas nos llevan a cambiar, producen en nosotros un apetito de buscar mas de Dios y de ser diferentes, no carnales, sino espirituales, hacer a un lado el pecado que nos asedia y ser transformados a la imagen del Señor

VII.    Nuestros talentos y ganancias serán reclamados por el Señor Hay recompensas para los que lo multiplicaron
Elogio del Señor
Asensos más responsabilidad
Gozo (Producto terminado)

VIII.    Castigo para el negligente
Represión del Señor, nosotros podemos burlarnos de la reprension que nos dan las personas o patrones de empresas, podemos ser indiferentes, pero no cuando Dios lo hace, es totalmente diferente. Además esos privilegios se acaban. No hay nada más triste que una vida centrada en sí mismo , usemos lo que El nos ha dado.

(Predica del pastor Alberto González domingo 26 de septiembre)

2 comentarios sobre “Sirviendo a Dios con nuestos talentos

    Cynthia escribió:
    12 octubre, 2010 en 13:49

    Excelente adelante con los ministerios!!!!!!!!!!!!!!

      Alejandro Olivas respondido:
      13 octubre, 2010 en 22:24

      Gracias por tus comentarios Cynthia… Bendiciones

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s