Tomando el lugar de un hijo

Posted on Actualizado enn

Por Alejandro Olivas

La oración es una excursión por el reino de lo sobrenatural. Tú estás en la Sala del Trono en la presencia del Dios todopoderoso. El ha prometido escuchar tu petición y atender tu súplica, tú te has acercado con la garantía de Su Palabra.

El dijo:
“Todo lo que pidiereis al Padre en mi Nombre, El os lo concederá”
Juan 14:13

Comprendes que las palabras que Jesús habló fueron palabras de Su Padre; de modo que ahora vienes con las palabras del Padre en tus labios y le estás haciendo una súplica que está garantizada por Su propia Palabra.

Así que, no eres un siervo, tampoco eres un esclavo. Tú eres un Hijo. Estás tomando el lugar de Jesús, actuando en Su lugar haciendo la voluntad del Padre. Puedes saber que estás dentro de Su voluntad así como Jesús lo estuvo, porque El de su Propia voluntad te engendró.

Somos el fruto de Su propia Palabra. Llegamos a existir por Su propio poder y habilidad, hemos recibido vida eterna, su propia naturaleza, entonces reconoces tu lugar en Cristo, por lo tanto debes actuar como Su Hijo.

El mundo no salvado debe conocer lo que Él ha hecho por los hombres por medio de Cristo y en esta forma tú estás recibiendo Su habilidad, haciendo tu parte en la salvación de los hombres así como Jesús hizo Su parte.

Ahora tu perteneces al linaje de Jesús, ya sea que lo reconozcas o no, ya sea que hayas tomado tu lugar o no. Tú cuentas con la habilidad de la Presencia de Dios que mora en ti. Tienes la sabiduría que Jesús tuvo durante su vida terrenal porque El te ha hecho Su sabiduría. Puedes considerarte como vinculado con la habilidad y con la omnipotencia.

Recuerdas que El dijo:
“Y nada os será imposible.”
Mateo 17:21

Yo sé que el razonamiento derivado del conocimiento sensorial está divorciado de esto, pero es aquí donde el reto de la gracia te conduce.

Nos atrevemos a tomar nuestro lugar, nos atrevemos a confesar lo que somos, que podemos hacer lo que El dice que hagamos, porque El está obrando dentro de nosotros.

Tenemos Su Palabra que afirma que El está en nosotros. La habilidad latente y la energía dentro de nosotros pertenecen a Aquel que nos la dio.

Esto hace que la vida de oración sea una obra magistral. Porque no estás pidiendo lo posible, estás siempre pidiendo lo imposible; tu estás pidiendo cosas que no pueden ser realizadas por ningún método humano, estás pidiendo lo que Solo Dios puede realizar.

Un comentario sobre “Tomando el lugar de un hijo

    Cynthia escribió:
    16 septiembre, 2010 en 21:14

    Dios es nuestro Padre y nos escucha en cada oracion y nos concede el privilegio de alimentarnos de su palabra por eso creo que el es el Todopoderoso que hace posible lo que para el hombre es imposible y mi Fe se fortalece en el no en el hombre, Jesus nos enseña que en medio de la tomrmenta esta la paz que el nos da y sobrepasa todo entendimiento y nos transforma el corazon conociendolo cada dia mas y obedeciendole a el. Gracias Dios por estar en nuestras Vidas!!!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s