Ayuda por el Terremoto en Mexicali

Posted on Actualizado enn

Por Alejandro Olivas

Salmo 46
Dios es nuestro amparo y fortaleza, Nuestro pronto auxilio en las tribulaciones. Por tanto, no temeremos, aunque la tierra sea removida, Y se traspasen los montes al corazón del mar; Aunque bramen y se turben sus aguas, Y tiemblen los montes a causa de su braveza.
Del río sus corrientes alegran la ciudad de Dios, El santuario de las moradas del Altísimo. Dios está en medio de ella; no será conmovida. Dios la ayudará al clarear la mañana. Bramaron las naciones, titubearon los reinos; Dio él su voz, se derritió la tierra. Jehová de los ejércitos está con nosotros; Nuestro refugio es el Dios de Jacob.
Venid, ved las obras de Jehová, Que ha puesto asolamientos en la tierra. Que hace cesar las guerras hasta los fines de la tierra. Que quiebra el arco, corta la lanza, Y quema los carros en el fuego. Estad quietos, y conoced que yo soy Dios; Seré exaltado entre las naciones; enaltecido seré en la tierra. Jehová de los ejércitos está con nosotros; Nuestro refugio es el Dios de Jacob.
 

El domingo 4 de abril de 2010, Mexicali sufrió un terremoto de 7.2° el cuál ocasionó daños incalculables y un sin número de damnificados. Por lo que Kairos Internacional por medio de su programa de “Banco de Alimentos” se encargó de ayudar con despensas a los habitantes de la colonia Solidaridad en donde se ha declarado como zona de desastre e inhabitable.

Los estudios realizados después del sismo que dejó dos personas muertas, más de 230 heridas y miles de familias damnificadas, advierten que durante las próximas semanas seguirán registrándose réplicas de leves a moderadas, pero se descartó uno de igual o mayor magnitud que el primer movimiento.

No tenemos duda de que Dios estuvo con nosotros, el Seños guardó nuestra ciudad de una terrible catástrofe.

Padre Celestial, quiero decirte las gracias porque hoy me desperté y sabía donde estaban mis seres queridos.
Porque esta mañana mi casa estaba en pie, porque esta mañana no estoy llorando a mis hijos, mi esposo, mis padres, mi hermano o hermana que necesitan ser rescatados debajo de una pila de concreto, porque esta mañana pude tomar un vaso de agua, porque esta mañana no estoy planificando un funeral, y ante nada te agradezco Señor que todavía estoy vivo y tengo voz para orar por la gente de Mexicali.

Señor, te ruego a ti, el único que hace posible lo imposible, el único que transforma la oscuridad en luz, te ruego que les des fuerza a esas madres, que les des la paz que supera cualquier entendimiento, que abras las calles para que la ayuda llegue, que proveas doctores, enfermeras, comida, agua y todo lo que ellos necesitan en un abrir y cerrar de ojos.

Para los que perdieron a sus familias, dales paz, esperanza y coraje para seguir adelante. Protege a los niños con tu poder.

Te lo ruego en el nombre de Jesús.

 

Un comentario sobre “Ayuda por el Terremoto en Mexicali

    MARCELA escribió:
    11 mayo, 2010 en 12:39

    gracias a Dios por la vida de mis hermanos en Mexicali. es una bendicion saber que la presencia de mi hermoso padre eterno principe de paz esta con ustedes y que se que es un pueblo que se levantara.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s