En la casa del Padre

Posted on

Por Alberto González

Lucas 15:11-24
También dijo: Un hombre tenía dos hijos; y el menor de ellos dijo a su padre: Padre, dame la parte de los bienes que me corresponde; y les repartió los bienes.
No muchos días después, juntándolo todo el hijo menor, se fue lejos a una provincia apartada; y allí desperdició sus bienes viviendo perdidamente.
Y cuando todo lo hubo malgastado, vino una gran hambre en aquella provincia, y comenzó a faltarle. Y fue y se arrimó a uno de los ciudadanos de aquella tierra, el cual le envió a su hacienda para que apacentase cerdos. Y deseaba llenar su vientre de las algarrobas que comían los cerdos, pero nadie le daba.
Y volviendo en sí, dijo: ¡Cuántos jornaleros en casa de mi padre tienen abundancia de pan, y yo aquí perezco de hambre! Me levantaré e iré a mi padre, y le diré: Padre, he pecado contra el cielo y contra ti. Ya no soy digno de ser llamado tu hijo; hazme como a uno de tus jornaleros.
Y levantándose, vino a su padre. Y cuando aún estaba lejos, lo vio su padre, y fue movido a misericordia, y corrió, y se echó sobre su cuello, y le besó.
Y el hijo le dijo: Padre, he pecado contra el cielo y contra ti, y ya no soy digno de ser llamado tu hijo.
Pero el padre dijo a sus siervos: Sacad el mejor vestido, y vestidle; y poned un anillo en su mano, y calzado en sus pies. Y traed el becerro gordo y matadlo, y comamos y hagamos fiesta;
Porque este mi hijo muerto era, y ha revivido; se había perdido, y es hallado. Y comenzaron a regocijarse.

Hay una anécdota de un joven en Inglaterra que representa la historia del hijo prodigo moderno. El chico se fue de su casa por problemas con su padre, y decidió irse a la ciudad de Londres. Pasados unos años quiso regresar a casa de su padre, pero recordando tanto dolor que le causo a su anciano padre, le habló por teléfono y le dijo que quería regresar a su casa pero que el entendería si no quería tenerle de vuelta con el, ya que sabia lo mal que se había portado y tanto dolor que le había causado cuando vivía con el. Así que le dijo entenderé si no me quieres recibir. Si quieres recibirme, le dijo el muchacho, pon una tela blanca en el árbol que esta enfrente de la casa, cuando la mire entenderé que me quieres de vuelta, así yo me bajare del tren que pasa por la parte de enfrente de la casa.

El joven cuando el tren se aproximaba a su pueblo, estaba muy nervioso y emocionado, pero a la vez temeroso de no ver la tela blanca sobre el árbol. Así que le pidió a un pasajero que viajaba con el, que se fijara por el ya que el no podía hacerlo de miedo a no ver nada sobre el árbol. Cuando el tren se aproximo a pasar frente a su casa el joven se tapo la cara con sus manos y preguntándole al hombre que viajaba junto con el, si había algo sobre el árbol, el hombre le respondió: joven no hay una tela blanca… ¡todo el árbol está cubierto de sabanas blancas!

La religión y la ignorancia desvirtúan la imagen de Dios como Padre. Los fariseos y maestros de la ley se ofendían que Jesús andaba con pecadores y aun comía con ellos. Jesús venia a reconciliar en la cruz a la humanidad con el Padre. El se dirigía a Dios como Padre o “Papito”. La humanidad perdió su identidad y dejo de ver a Dios como Padre. Las personas que han perdido a sus padres, les es difícil tener una imagen paternal. Otros tienen falsos conceptos de Dios. Las filosofías y aun la teoría de la evolución alejan más a la gente de encontrar a Dios y verle como un Padre.

El Padre lamenta la perdida de sus criaturas. El padre sufre la perdida temporal de un hijo.

LA PÉRDIDA DE LA HERENCIA

Una herencia se da cuando el Padre muere. Sin embargo el hijo menor deseaba la muerte de su padre y como tardaba entonces le pide su parte de la herencia en vida.

Nacemos con un cúmulo de dones, talentos, habilidades y oportunidades pero con un determinado numero de días de vida. Dios puso estos recursos en nuestras manos para acrecentarlos y dar mejores resultados y buenas cuentas al final, esta es nuestra herencia y esta en nosotros.

EL DERROCHE DE LA HERENCIA

Dios es la fuente de sabiduría en asuntos espirituales, familiares, en el arte, ciencia, economía, etc. Necesitamos estar conectados al Padre a través de su Palabra y Espíritu Santo. Su Palabra dice que el principio de la sabiduría es el temor de Dios. Temor de Dios es apartarse del mal. Sin temor de Dios nos lleva a una vida desenfrenada. Esta vida desenfrenada nos lleva a malgastar nuestros recursos antes de tiempo.

Cuando utilizamos y desarrollamos nuestros recursos, nos capacitamos para enfrentar los tiempos malos.

DE HEREDERO A PORDIOSERO

El joven de nuestra historia (Parábola del hijo prodigo) era hijo de un padre rico, pero termino cuidando cerdos malolientes. El cerdo es una figura de espíritus inmundos. El joven tenía hambre aunque sea de las algarrobas que comían los cerdos. Existe un hambre que solo Dios puede saciar. El joven recordó que en la casa de su padre había abundancia de comida, aun los sirvientes comían bien y les sobraba. El pensó finalmente cuando estaba cerca de los cerdos, ¡Este no es mi lugar!

VOLVIENDO AL PADRE

En Cristo Jesús tenemos potestad de ser hijos de Dios. El arrepentimiento es un cambio de dirección. El joven dijo “he pecado” confeso con su padre que había fallado como hijo, cuando confesamos nuestro pecado es estar de acuerdo con Dios en cuanto al pecado. Es saber que estamos en bancarrota espiritual, física, mental y económica. He pecado…

Dame una oportunidad de servirte como un trabajador, aunque ya no me trates como hijo.

Sin embargo encontramos al padre siempre esperando al joven, el salio en cuanto lo vio, lo encontró en el camino, todavía no llegaba a casa y el padre corrió… lo abrazo y lo beso. Padre amoroso, tierno y cariñoso es nuestro Dios.

El Padre a través de Cristo nos otorga su perdón a la velocidad de la luz. Y todavía nos restituye nuestra herencia. Le dieron la mejor ropa, la del padre. Le pusieron anillo, autoridad otra vez como hijo heredero. Le dieron sandalias, posición de hijo de padre poderoso.

HAY ALEGRIA EN LOS CIELOS

Cuando un pecador se arrepiente. Se hace fiesta en los cielos. Por eso la iglesia de Cristo siempre esta celebrando, hay fe, expectativas, alegría, porque hay hombres y mujeres que vienen al encuentro de su Padre.

(Prédica del pastor Alberto González en Kairos Internacional Marzo 21 de 2010)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s