Si no te ha cambiado es porque no te ha llegado

Posted on

Por Alberto González

Lucas 19:1-9
Habiendo entrado Jesús en Jericó, iba pasando por la ciudad. Y sucedió que un varón llamado Zaqueo, que era jefe de los publicanos, y rico, procuraba ver quién era Jesús; pero no podía a causa de la multitud, pues era pequeño de estatura. Corriendo delante, subió a un árbol sicómoro para verle; porque había de pasar por allí. Cuando Jesús llegó a aquel lugar, mirando hacia arriba, le vio, y le dijo: Zaqueo, date prisa, desciende, porque hoy es necesario que pose yo en tu casa. Entonces él descendió aprisa, y le recibió gozoso.
Al ver esto, todos murmuraban, diciendo que había entrado a posar con un hombre pecador.
Entonces Zaqueo, puesto en pie, dijo al Señor: He aquí, Señor, la mitad de mis bienes doy a los pobres; y si en algo he defraudado a alguno, se lo devuelvo cuadruplicado.
Jesús le dijo: Hoy ha venido la salvación a esta casa; por cuanto él también es hijo de Abraham.

En una ocasión un hombre con ideas comunistas le argumentaba a un pastor acerca de cómo el comunismo cambiaba países y el evangelio solo atrasaba al hombre. El pastor le contesto diciéndole: -Un hombre de Sudamérica borracho que todo su dinero se lo consumía en alcohol, dejando a la familia abandonada y con hambre. Un día recibió el regalo de Dios, Jesucristo, y el hombre dejo de tomar y emborracharse, en lugar de eso su dinero se lo daba a su esposa, la cual empezó a comprar todo lo que le faltaba a sus hijos y los envío a la escuela, sus hijos tenían ropa y zapatos, escuela, y también la casa de este hombre de ser una vivienda en paupérrimas condiciones empezó a ser transformada, con todas las comodidades. Y todo esto paso porque el hombre recibió el evangelio de nuestro Señor Jesucristo, llevándolo a una completa restauración donde fueron afectadas aparte de el su casa y familia.

Jesús tiene el poder de cambiar al ser humano El evangelio tiene que traer reformas en nosotros y todo lo que afecta cambia. Las religiones y las filosofías solo llegan a la mente del hombre. Cristo llega a lo mas profundo del corazón y ahí comienza un cambio de adentro hacia fuera afectando todo.

La vida y ministerio de Jesús fue el reflejo de la Obra del Padre, trayendo su Reino de salvación, sanidad, liberación y provisión.

Su paso por Jericó no fue accidental

2 Crónicas 16:9
Porque los ojos de Jehová contemplan toda la tierra, para mostrar su poder a favor de los que tienen corazón perfecto para con el.

Un varón de Dios del siglo XXI dio testimonio de su anhelo de ir a Lagos de Nigeria donde el pastor T.B. Joshua ministra. y fue a la agencia de viajes a preguntar sobre el costo a ese continente, cual fue su sorpresa que le dijeron que tenia un boleto de avión a su nombre pagado por el pastor Joshua. ¿Quién sabia ese deseo? ¡Solo Dios lo sabia! y puso en el corazón del pastor Joshua pagarle ese viaje a Nigeria.

Zaqueo era un hombre despreciado y despreciable. Era un publicano recaudador de impuestos. Y sustraía de los impuestos, había echo una gran fortuna defraudando a la gente. Hay una mentalidad de corrupción en nuestro pueblo, aprendimos que la única manera de tener dinero es extorsionando, robando, evadiendo impuestos. Esta espinita de corrupción impregna la sociedad trayendo ruina, pobreza y desconfianza. Hay gente que no paga impuestos porque dice que el gobierno se los roba, pero si no los pagas entonces te los robas “tu”.

El ser humano se convierte en lo que adora, si es dinero, sexo, trabajo, drogas, alcohol, religión.

Zaqueo quería ver a Jesús

Había oído que andaba con publicanos y pecadores. Como era chaparrito se subió a un árbol ya que las multitudes le impedían ver por donde pasaría el Maestro. Cuando tienes hambre de Dios El se dejara ver.

Jesús pasando llego a donde estaba Zaqueo, El lo miró y Zaqueo pudo ver el rostro mas amable y sonriente, un rostro de paz ¿Cuándo hacia que Zaqueo no miraba un rostro amable? talvez por mucho tiempo, no era querido en Jericó, ni el quería a nadie. No lo miraban bien en su pueblo, y ni el miraba bien a nadie. Pero pudo ver el rostro que reflejaba la gloria de Dios. En la antigüedad entre los judíos se decía que el que miraba el rostro de Dios moría, los sacerdotes que ministraban en la presencia de Dios una vez al año, dicen que morían jóvenes, su alma se quedaba embelesada por la Gloria de Dios y ya después no le encontraban sabor a la vida, no después de haber estado delante de Su Gloria. Zaqueo miro el rostro de Dios en la faz de Jesucristo.

Jesús se invitó a la casa de Zaqueo

El rompe paradigmas y protocolos. Jesús tenia prisa de salvar a Zaqueo. El anhelo de Dios es vivir con sus hijos. El es un apasionado de tu alma. Zaqueo se apresuro a ir a su casa, y Zaqueo muy contento recibió a Jesús, el chaparrito se sentía gigante con tal invitado. Dios tiene prisa en que seas salvo, el quiere estar contigo, estar en tu casa, con tu familia, viviendo en ti.

Las multitudes que antes admiraron los milagros de Jesús, ahora lo criticaron por estar en la casa de un pecador. De apasionados pecadores perdonados, con el tiempo nos volvemos fariseos religiosos que criticamos sin compasión. Cuando Jesús llega al corazón de una persona y es llena del Espíritu Santo viene una convicción de pecado. Zaqueo al sentir el amor de Jesús se sintió con un deseo de cambiar. No solo fue un deseo, sino que lo llevo a cabo, dejo de defraudar a la gente, restituyo lo que había hecho a los demás.

Hoy ha llegado la Salvación a esta casa.

Han llegado los tiempos en que los cristianos eran un o pocos en una casa, La salvación esta llegando a familias enteras, donde todos sienten la necesidad de un cambio a sus vidas. Salvación significa en grieto soteria, que es perdón de pecados, liberación de demonios, sanidad del cuerpo, prosperidad.

Hijo de Abraham. Los judíos por linaje son hijos de Abraham, pero su incredulidad invalidó el poder y la salvación de Dios en Cristo Jesús. La promesa de Abraham en Jesús es para nosotros, porque Jesús vino a buscar y salvar lo que se había perdido. Jesucristo es el que se acerca a nosotros buscándonos para salvarnos, su amor es incondicional y apasionado por los perdidos. Acerquémonos sin temor a su amor, porque El es quien quiere venir a tu casa.

(Predica del pastor Alberto González el domingo 31 de Enero de 2010)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s