No fue una noche silenciosa

Posted on

Por Alberto González

Lucas 2:1-18 (NVI)
Por aquellos días Augusto César decretó que se levantara un censo en todo el imperio romano.* (Este primer censo se efectuó cuando Cirenio gobernaba en Siria.)
Así que iban todos a inscribirse, cada cual a su propio pueblo. También José, que era descendiente del rey David, subió de Nazaret, ciudad de Galilea, a Judea. Fue a Belén, la ciudad de David, para inscribirse junto con María su esposa.* Ella se encontraba encinta y, mientras estaban allí, se le cumplió el tiempo.
Así que dio a luz a su hijo primogénito. Lo envolvió en pañales y lo acostó en un pesebre, porque no había lugar para ellos en la posada.
En esa misma región había unos pastores que pasaban la noche en el campo, turnándose para cuidar sus rebaños. Sucedió que un ángel del Señor se les apareció. La gloria del Señor los envolvió en su luz, y se llenaron de temor.
Pero el ángel les dijo: “No tengan miedo. Miren que les traigo buenas noticias que serán motivo de mucha alegría para todo el pueblo. Hoy les ha nacido en la ciudad de David un Salvador, que es Cristo el Señor. Esto les servirá de señal: Encontrarán a un niño envuelto en pañales y acostado en un pesebre.” De repente apareció una multitud de ángeles del cielo, que alababan a Dios y decían:
“Gloria a Dios en las alturas, y en la tierra paz a los que gozan de su buena voluntad.”*
Cuando los ángeles se fueron al cielo, los pastores se dijeron unos a otros: “Vamos a Belén, a ver esto que ha pasado y que el Señor nos ha dado a conocer.”
Así que fueron de prisa y encontraron a María y a José, y al niño que estaba acostado en el pesebre. Cuando vieron al niño, contaron lo que les habían dicho acerca de él, y cuantos lo oyeron se asombraron de lo que los pastores decían.

La mayoría de nosotros conoce este tiempo tan especial como es la Navidad, tarjetas navideñas muestran lugares nevados, árboles de navidad adornados con luces y esferas, pesebres con una estrella en lo alto y un ángel.

La primera navidad, la original fue muy diferente a lo que nos imaginamos con postales navideñas, chocolate caliente, etc. fue una noche muy ruidosa. La Escritura nos dice que por motivo del censo decretado por el emperador Cesar Augusto los judíos de cada pueblo y ciudad, debían de ir a censarse a su lugar de nacimiento.

Fue en este tiempo que vemos la pareja que Dios escogió para cuidar del bebė Jesús, viajando a Belén, José busco alojamiento en los mesones de Belén y no encontró lugar.

Veámoslo mas de cerca, María estaba a punto de dar a luz, y José fue de un lugar a otro buscando donde pasar la noche, imagínate a José, un hombre que tenia la responsabilidad de cuidar de su esposa encinta, se encontraba en su pueblo natal y no tener una casa, o habitación para que su esposa diera a luz, seguramente estuvo tocando puertas, suplicando un lugar, ya no para el, pero para su esposa, y la respuesta siempre fue la misma, no hay lugar, esta todo lleno. No encontraron posada para ellos, y para empeorar el momento, ella empezó con los dolores de parto, entonces José encontró un lugar finalmente, un pesebre, un lugar donde los animales se guardaban, en otras palabras un establo.  Nació el Rey en un pesebre. Vivimos en un lugar donde en las afueras de nuestra ciudad hay ganados y cuando viajamos hacia otra ciudad, forzosamente tenemos que pasar por los establos, el olor es tan desagradable, a cualquier hora, en cualquier fecha. Así que conociendo poco de los establos, es difícil siquiera imaginar las condiciones tan incomodas donde nació nuestro Salvador. ¿Donde se espera que nazca un hijo de rey? obviamente en un palacio, el Rey decidió nacer en un pesebre. Todo padre y madre quiere que su hijo nazca en un buen lugar, pero el Dios del universo no quiso nada de los hombres, mas bien les dio a los hombres el mejor regalo que tiene para nosotros, al Príncipe de Paz.

Quiero hablar de dos grupos de personas: los pastores de Belén y los sabios del oriente, y una persona mas, Herodes, los cuales mencionan las Escrituras en este tiempo del nacimiento de Jesucristo.

El primer grupo que encontramos fue a los pastores de Belén, se encontraban apacentando sus rebaños en las afueras de Belén, según la historia nos dice que los pastores, era el estrato social mas bajo de la sociedad de aquel entonces, no se les consideraba dignos de ser es cuchados en un tribunal, como decimos no tenían ni voz ni voto. Y fue a este grupo de personas quienes no eran dignas, las que recibieron la visita de un ángel primeramente dándoles las grandiosas noticias del advenimiento de nuestro Señor Jesucristo. “No teman, les dijo el ángel les traigo noticias que serán de gran alegría para todo el pueblo, hoy ha nacido en la ciudad de David un Salvador…” y el ángel les dio una señal, “hallaran al niño envuelto en pañales en un pesebre”. y dicho esto apareció en el cielo una multitud de ángeles que alababan a Dios, debió ser un espectáculo digno de multitudes, pero les toco solo a unos cuantos pastores que Dios considero dignos de recibir este precioso mensaje, ha nacido el Salvador. Ellos fueron inmediatamente a buscar al Rey nacido en esta tierra, a Emanuel, Dios con nosotros, a Jesús que nació en el pesebre, y le adoraron. La adoración oriental es postrarse hasta tocar con todo el cuerpo la tierra, boca abajo, totalmente. Esta es la adoración a un Rey que merece de parte nuestra una extravagante muestra de nuestro amor.

El otro grupo de personas que adoraron al niño Jesús fueron los sabios del oriente que vieron una estrella y la siguieron, cuando la estrella paso por Jerusalén ellos preguntaron ¿Dónde esta el Rey que ha nacido?

Este grupo de sabios, que se cree eran estudiosos de las estrellas, y su comportamiento, tal vez científicos que estudiaban la posición de los astros, y de repente aparece una estrella singular que esta señalando hacia algo, que se mueve hacia un objetivo. Según los científicos hay un perfecto equilibrio en cada astro y estrella en el firmamento, y el desequilibrio de uno pudiera causar una catástrofe en la tierra. Pero aquí vemos una estrella aparentemente fuera de orden mostrando a estos sabios algo diferente a las demás estrellas, y para ellos fue una señal, llegaron a Jerusalén y preguntaron a los que sabían acerca del Mesías, los religiosos de esa época, sabían donde iba a nacer el Rey, pero no supieron que ese era el tiempo. Estos hombres del oriente indagaron con los que sabían las Escrituras:

Mateo 2:2
¿Dónde está el que ha nacido rey de los judíos? –preguntaron–. Vimos levantarse su estrella y hemos venido a adorarlo.

De lejos vinieron a adorarle, dejaron todo por buscarle, y le reconocieron como Rey, trayendo presentes al bebė Jesús, aunque este relato de los sabios del oriente no es el mismo tiempo de su nacimiento, ya que se ubica de dos a dieciocho meses después del tiempo del alumbramiento. Le dieron oro, incienso y mirra. Al ofrendarle oro, reconocieron que El era el Rey de los judíos, porque solo a los reyes se les regalaba oro. le dieron incienso, declarando con este regalo que el es el sacerdote mediador entre Dios y los hombres, es el puente que necesitábamos para acercarnos a Dios, es el Sumo Sacerdote de nuestras almas. y le dieron mirra. el ungüento que se le untaba a los muertos para la sepultura. declarando así que el moriría por nosotros, porque Jesús es el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo.

La ultima persona que quiero hablar es de Herodes, el rey. un malvado que cuando se entero del nacimiento, inmediatamente quiso saber donde había nacido para destruirle, no quiso ninguna competencia, pues para el cualquier persona que fuera un peligro a su corona, tenia que destruirle. El era el rey y no iba a inclinarse ante nadie.

Y tu ¿como recibes esta gran noticia? ¿Serás como los pastores que aunque te sientas indigno recibes la buena noticia e inmediatamente le buscas para adorarle, serás como los sabios que guiado por una señal llegas al objetivo que es Jesucristo, el Salvador y Rey para adorarle, o como Herodes que solo el quiere ser el rey y no desea inclinarse ante nadie?

Recibe al Salvador en tu vida para que encuentres la Paz y el amor que Dios tiene para aquellos que le buscan de todo corazón.

(Prédica dada por el pastor Alberto González el domingo 20 de Diciembre de 2009 en Kairos Internacional)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s