Las prioridades de la mujer casada (2da parte)

Posted on Actualizado enn

Por Paty González

Tema: La confianza

Job 11:18
Tendrás confianza, porque hay esperanza; Mirarás alrededor, y dormirás seguro.

Tener confianza en si misma es una necesidad prioritaria en la mujer, tratándose de la mujer casada, ya que ella es clave en el hogar, si ella está bien todo estará bien en casa. Cuando una mujer no tiene confianza en sí misma será una mujer indecisa y temerosa y esto se reflejara en su hogar.

Proverbios 31:11 y 12, dice de la mujer casada, que su esposo, esta confiando en ella, porque le da bien y no mal todos los días de su vida.

¿Qué hace que una mujer pueda tener éxito con su cónyuge y el tenga confianza en ella totalmente? Confianza y seguridad.
 
¿Qué voy a hacer si mi esposo me deja? ¿Qué pasara si no puedo tener esa casa o ese carro que tanto deseo? ¿Qué pasa si mis amigas me dan la espalda y no quieren saber nada de mí? ¿Qué será de mi cuando ya mis hijos se vayan de casa?

Me encuentro constantemente con mujeres que tienen este tipo de preguntas que me duele el corazón ver sobre todo las mujeres cristianas, que son con las que trato comúnmente, que se encuentran atrapadas en una auto-estima muy pobre, que las hace querer agradar a todo el mundo, menos a ellas mismas, aun a costa del maltrato que reciben de las personas que se espera que les den amor, su esposo o incluso sus hijos.

Las mujeres somos creadas por Dios y tenemos el potencial que el puso en nosotros cuando nos hizo. Su deseo siempre ha sido el bienestar del hombre y de la mujer, sus pensamientos son de paz y no de mal para nosotros, y basadas en esos buenos pensamientos de nuestro amado Dios nosotras podemos salir adelante de nuestros pobres pensamientos de nosotras mismas. Quien sino Dios puede cambiar nuestra estima baja por la que el siempre nos ha dado, pensamientos de honra y valor a lo que él hizo.

Como mujeres somos diferentes al varón y por lo tanto actuamos diferentes que ellos, más emocionales y sentimentales que los hombres. Así nos hizo Dios, el planeo que así fuéramos. Cuando como mujer te acercas a Dios como tu Creador y Salvador, el pone en tu ser su sello de pertenencia, o título de propiedad de Dios, esto llega a causar en ti un cambio de pensamiento y de conducta, el te da el valor agregado que necesitas para que tu estima sea levantada y puedas sentirte una mujer honorable y valiosa. Estos son los pensamientos que debes tener en tu mente.

Isaías 41:4a
Porque a mis ojos fuiste de gran estima.

En una ocasión le preguntaron a Jesús, acerca de cuál era el mas importante de los mandamientos que Dios nos dejó, Jesús contestó en el libro de la Biblia llamado Marcos:

Marcos 12:30-31
Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente y con todas tus fuerzas. Este es el principal mandamiento. Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. No hay otro mandamiento mayor que éstos.

Si el primer mandamiento es amar a Dios sobre todas las cosas, y esta es nuestra prioridad como sus hijos, por lo tanto el segundo mandamiento es amarnos a nosotros mismos. En amar a Dios radica nuestra confianza, y esto nos lleva a tener la seguridad de lo que somos en El. No, no se trata de egoísmo, ni de “solo piensas en ti”, sino de personas sanas. Porque como mujeres sanas podemos ayudar a gente que está enferma o débil, porque no podemos dar a otros lo que no tenemos. Cuando de ayudar a otros se trata, lo tenemos que hacer porque de esta forma cumplimos el mandato de Jesús, pero debes empezar contigo misma. Es como el consejo que recibes en el avión, primero debes ponerte tú la mascarilla de oxigeno, antes de ayudar a otros.

Hay mujeres que no se aman a si mismas, por diferentes motivos, incluso se odian, odian todo de ellas, se ven feas frente al espejo aun cuando sean hermosas, nunca se sienten bien consigo mismas, incomodas e infelices. Tal vez no tuviste un hogar donde te enseñaron lo valiosa que eres, y te marcaron con palabras hirientes, o aun fuiste abusada en tu infancia o juventud, y de alguna forma te convertiste en todo eso que dijeron de ti, y esto hizo de ti a una persona insegura y temerosa pero hoy te digo que hay esperanza para ti, esperanza de cambio para que puedas renovar tu pensamiento y tu conducta. Para que puedas caminar firme en esta tierra y en este tiempo. Deja que el amor de Dios inunde tu corazón y aprendas a amarte como Dios te ama, eres valiosa y honorable. Porque si Dios lo dice entonces es verdad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s