El antes y el después

Posted on Actualizado enn

Por Paty González

Génesis 28:15
No te dejare hasta que haya hecho lo que te he dicho.

Los hombres de Dios de nuestros tiempos abren su corazón y dejan ver los conflictos y problemas que pasan,  antes no era así, se creía que los siervos de Dios eran personas que nunca tenían tentaciones, ni pasaban problemas, eran santos y no se equivocaban, pero ahora podemos ver a estos siervos de hoy que son tan vulnerables como nosotros.

Jacob el patriarca que recibió la bendición de su padre Isaac y provocó el enojo de su hermano Esau, motivo por el cual huyó a casa de su tío Laban, hermano de su madre Rebeca, camino rumbo a Harán, en el desierto tuvo un sueño de parte de Dios, en su sueño vio  una escalera donde bajaban y subían los ángeles. Dios nos muestra lo mismo a nosotros que hay una forma de llegar con el, y nos ha mostrado un camino, Jesucristo y que el ha abierto los cielos para nosotros (Juan  1:51). Jacob escucho la voz de Dios de que estaría con el, esta misma promesa es también para nosotros  sus hijos, no nos dejará hasta cumplir en nosotros lo que nos ha prometido.

Pasaron los años en la vida de Jacob en casa de Laban, vivió engañando y siendo engañado, con dos esposas y dos concubinas mas doce hijos, decidió que ya era el tiempo de regresar a casa de su padre Isaac, y se encontró otra vez huyendo mas esta vez de su suegro.  En el camino de regreso, se encontró con la noticia de que su hermano Esau le venia al encuentro con cuatrocientos hombres, motivo que lo atemorizó al extremo de buscar a Dios con desesperación.

Estos son los  tiempos donde buscamos a Dios de verdad, y Dios nos encuentra y nosotros a El. Cuando llegamos al limite de nuestras fuerzas, donde nuestras decisiones de no dejar a Dios, primero lo buscamos por nuestras necesidades, pero en estas situaciones el nos enseña a desearle a El, como en el caso de Jacob, que deseo conocer su nombre, y cuando le conoció verdaderamente el cambio, exclamo: He visto cara a cara a Dios y fue librada mi alma. Y Jacob descansó de la aflicción.

Cuando nos encontramos con Dios y deseamos conocerle por su nombre,  es cuando somos transformados, nuestra alma es librada. Entonces Jacob tuvo un cambio, de ser un engañador llego a ser un príncipe de Dios, Israel.

Adelantándonos en el tiempo, cuando el pueblo de Dios, Israel se encontraba a punto de entrar a la tierra prometida, enfrente del río Jordan, hubo un rey llamado Balac que le pidió al profeta Balaam que viniera para que maldijera al pueblo de Dios (Números 23 y 24) vemos que lo único que hizo fue bendecirle y ėsto molesto mucho al rey Balac, pero Balaam solo le dijo que no había maldición para el pueblo de Dios, lo que Dios bendice nadie lo puede maldecir, y una de las cosas que miró Balaam proféticamente diciendo: Cuan hermosas son tus tiendas oh Jacob, tus habitaciones oh Israel.

Hablando de la misma persona, pero con dos naturalezas diferentes: Jacob representa al hombre natural que vive una vida basada en sus logros y fuerzas.

Israel representa al hombre espiritual que anhela lo de Dios, vive de acuerdo a El y basado en los logros de el y descansa en las obras de Dios.

En la película inglesa mi bella dama, donde la trama es acerca de una joven florista callejera  y dos hombres millonarios que hacen una apuesta entre ellos, un experimento, a que no consiguen que  ella pueda pasar por una dama de la alta sociedad en seis meses, uno de ellos dice que el puede enseñar a cualquier mujer a hablar con propiedad hasta el punto de hacerla pasar por una duquesa y engañar a todos en el baile anual de la Embajada. Primeramente tiene que enseñarle a hablar, la joven florista callejera llamada Elisa Doolittle tiene el sueño de trabajar en una floristería pero su acento le impide llegar tan lejos, Así que cuando uno de ellos la invita a dirigirse a su casa para recibir clases de dicción. Elisa se somete a diversas formas para mejorar su dicción, como hablar con la boca llena de canicas. Al principio apenas progresa, pero cuando los caballeros ingleses están apunto de tirar la toalla, Elisa vuelve a intentarlo y lo logra; instantáneamente empieza a hablar con un acento británico estándar de clase alta. Aprende a vestirse como una dama de sociedad y a usar los cubiertos propiamente, a caminar como una gran  dama, y entonces ellos hacen la prueba llevando a Elisa al hipódromo y la sientan en un palco. Ella causa una buena impresión con sus modales refinados, aunque asusta a todos con un pequeño lapsus impropio donde se emociona por un caballo que a gritos lo anima a ganar
Por fin llega la fecha de la apuesta, y la llevan al baile anual de la embajada, donde Elisa consigue pasar exitosamente como una misteriosa dama de la nobleza e incluso baila con el príncipe de Transilvania. Finalmente después de todo lo que ella ha hecho Elisa no recibe reconocimiento alguno, se enfada con sus maestros y decide regresar  a su vida antigua, donde descubre que con sus modales refinados, su acento y sus vestidos de marca ya no encaja allí.

Así de la misma manera que Elisa, nosotros cuando queremos volver a ser las personas de antes, ya no encajamos en nuestra vida anterior, ya que hemos sido limpiados, refinados y hermoseados por Dios.

No vuelvas a ser el hombre o la mujer de antes.

(Prédica dada por la pastora Paty González el día 15 de Noviembre de 2009)

Un comentario sobre “El antes y el después

    Alejandro Olivas respondido:
    19 noviembre, 2009 en 12:51

    Jesús, tu eres mi mejor amigo, ayudame a cambiar, cada día de mi vida, ayúdame a parecerme mas a ti. No voy a volver atrás.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s