Un equipo de edificadores

Posted on Actualizado enn

Por Alberto y Paty González

Nehemías 4:17-18
Los que edificaban en el muro, los que acarreaban, y los que cargaban, con una mano trabajaban en la obra, y en la otra tenían la espada. Porque los que edificaban, cada uno tenía su espada ceñida a sus lomos, y así edificaban; y el que tocaba la trompeta estaba junto a mí.

Paty de la CruzNehemías era el copero del rey, el probaba el vino antes de que el rey lo bebiera, porque era común que a los reyes y nobles los asesinaran envenenándolos con la comida o con la bebida. Tenia Nehemías una vida tranquila trabajando en el palacio del rey, en Susa, cuando uno de sus hermanos trajo noticias de Israel, y estas tristes noticias tocaron profundamente su corazón, de manera que a través de una serie de acontecimientos, nada casuales, el se encuentra unos meses mas tarde edificando los muros de Jerusalén.

Se necesitan hombres como Nehemías, hombres y mujeres de verdad que sean edificadores, y servidores de Dios y de los hombres para ponerse al servicio de los demás, estos hombres están avanzando en el propósito que Dios tiene para sus vidas. Hombres que no retrocedan, ni se dejen intimidar por el enemigo que esta amedrentando a los hijos de Dios en la obra de edificación de Su Iglesia.

Estos hombres y mujeres que Dios esta llamando tienen que tener una actitud de león, que no retrocedan ante ninguna circunstancia que se les presente. Prov. 30:30

Dios esta levantando un equipo de edificadores, acarreadores y cargadores de vidas. (Nehemías 4:17)

El equipo de edificadores, tiene que estar en coordinación con los demás en la obra que hacen, porque la obra es grande y extensa, y cada quien debe de hacer lo que le corresponde para que la obra este terminada y sea una protección para el pueblo en general.

Hay un territorio del cual estamos encargados y nosotros somos los responsables, por lo tanto tenemos que estar listos con la espada para pelear por el territorio, esta espada es la Palabra de Dios, la que nos defiende y nos enseña a defender a los nuestros de los ataques del enemigo. Así que tenemos que estar alertas cuidando la parte que nos ha sido encomendada para trabajar y cuidar, esto es nuestra vida y nuestra familia, amigo, etc.

Trabajar en la obra es hacer las cosas cotidianas de la vida, nuestro trabajo, escuela, hogar, etc. Pero estar alertas de nuestra vida espiritual, impedir que el enemigo entre como si el fuera el dueño del territorio y que saquee lo que es tuyo. El enemigo llamado diablo quiere destruir lo que tu has avanzado, quitándote la integridad con pensamientos débiles para que cedas a la tentación que te llevan a tu antigua forma de vida, una vida de esclavitud, quiere llevarte a ser una persona sin control de ti mismo, controlándote el.

Proverbios 25:28
Como ciudad sin defensa y sin murallas es quien no sabe dominarse

Pastor Alberto GonzálezEn los tiempos antiguos las murallas eran la principal defensa contra los ataques del enemigo, por esto Nehemías estaba trabajando en levantar los muros de Jerusalén para tener protegida la ciudad.

Dominarnos a nosotros mismos son nuestras paredes de defensa contra los ataques del diablo, el pecado que quiere introducirse en nuestras vidas y traer caos y destrucción a nuestro ser. Cuando venimos a vivir en Cristo recibimos un paquete de virtudes nuevas que vienen de Dios, Porque no nos ha dado Dios un espíritu de cobardía, sino de poder de amor y de dominio propio (2 Timoteo 1:7)

Antes éramos ilegales en nuestra forma de vivir, nos saboteábamos a nosotros mismos, con un catalogo completo de pecados introduciéndolo a nuestro ser, y esto nos trajo devastación, ruina moral, mental y física en algunos casos, estaban en nosotros, pero Dios nos limpió con la preciosa sangre de Cristo, y nos llamó a ser edificadores de nuestras propias vidas. Ahora es nuestra responsabilidad edificar nuestras murallas de defensa.

El dominio propio es honrar a Dios en el cuerpo, todo lo que Dios hizo es bueno, pero tenemos que tener dominio, porque algunas de las cosas pueden causar en nosotros estragos. Comida, sueño.

El dominio propio para controlar las emociones. La ira, el temor, la depresión, la amargura. Son cosas en las que decidimos si entran a nuestra vida o si ya entraron tu eliges sacarlas como plagas o enemigos para sacarlos de tu ser. En Proverbios 14:1 dice que la mujer sabia edifica su casa, edificar en amor, no en ira o palabras corrompidas que dañan el corazón de los oyentes. 

Seamos edificadores de nuestra vida y también la de los demás. Edifíquense unos a otros (1 Tes. 5:11)

(Prédica dada por los Pastores Alberto y Paty González el día 18 de Octubre de 2009)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s